River rescató un punto valioso en Porto Alegre

Durante los primeros diez minutos, River logró adueñarse de la pelota y fue protagonista: intentó salir jugando con la pelota al piso y logró tener alguna que otra aproximación por medio de Ignacio Fernández, uno de los que mejor se movió en la mitad de cancha.

Sin embargo, a los 18 minutos y tras una jugada que nació por medio de un centro de Andrés D’Alessandro, Inter de Porto Alegre se encontró con un gol fortuito. Nicolás López se encontró con la pelota, metió el pie y la pelota pasó por arriba de Germán Lux.

Un rato más tarde, a los 31 minutos, Lucas Martínez Quarta protagonizó una mala salida que Edenilson aprovechó a la perfección. El delantero cambió rápidamente de velocidad, remató y puso el 2-0 para los locales.

A los 40 minutos, un hombre de Inter se llevó puesto a Bruno Zuculini dentro del área y el árbitro Esteban Ostojich no cobró un claro penal para River. Pero luego, el juez compensó con un tiro libre inexistente a favor del Millo. Crisitan Ferreira se hizo cargo del remate, que posteriormente dio en la mano de un rival. En dicha acción, el uruguayo esta vez no dudó y le dio un tiro desde los doce pasos a La Banda.

Lucas Pratto -el mejor en el ataque del equipo de Gallardo-  se hizo cargo del penal y no falló: el Millonario logró descontar y, desde ese entonces, comenzó a soñar con una remontada en el segundo tiempo.

En el complemento, a La Banda le costó mucho hacer pie en el estadio Beira-Rio. De todos modos, y gracias a los cambios que hizo el Muñeco (ingresaron Camilo Mayada por Martínez Quarta, De La Cruz por Ferreira y Suárez por Borré), River se acomodó en el partido.

En un abrir y cerrar de ojos, De La Cruz cambió la historia y le dio el empate al Millonario. ¿Cómo? Con un tremendo golazo de tiro libre. El uruguayo la puso en el ángulo y marcó el 2-2 a los 61 minutos.

Tras el tanto del volante charrúa, Internacional intentó reaccionar con Nicolás López como punta de lanza. El exatacante de Nacional tuvo un remate desde la derecha que pasó muy cerca del palo izquierdo de Germán Lux.

A River le costó mucho elaborar alguna que otra jugada de peligro. De La Cruz se movió bien en el mediocampo, Nacho Fernández fue quizás el hombre más difícil de marcar para la defensa rival, pero al equipo no le alcanzó.

Teniendo en cuenta que estuvo la mayor parte del partido en desventaja, y que caía 2-0, River se llevó un punto valioso del estadio Beira-Río de Porto Alegre. Igualó 2-2 con Inter y alcanzó las 3 unidades en el grupo A de la Copa Libertadores 2019, donde se encuentra tercero en la tabla.