Quién es el «Chile» Cortes, la promesa de Boca que cautivó a Alfaro y viajó para el partido ante Paranaense

Ramón Ábila sufrió un desgarro en el aductor derecho durante la victoria de Boca 2-0 ante Banfield, en la que convirtió un gol. Fue reemplazado a los 15 minutos del segundo tiempo por Darío Benedetto, y luego los estudios diagnosticaron la ruptura fibrilar. Ante la baja sensible, Gustavo Alfaro innovó a la hora de conformar la lista de los futbolistas que viajaron a Brasil para enfrentar a Atlético Paranaense, por la tercera fecha del Grupo G de la Copa Libertadores. El entrenador incluyó a una promesa, que venía de convertir dos goles en la victoria de la Reserva por 5 a 1 frente al «Taladro». Uno de los jóvenes que, junto a Marcelo Weingandt, Nicolás Capaldo y Aaron Molinas, entre otros, llamaron la atención de «Lechuga», que apunta a promover juveniles para ampliar la base de la plantilla.

Brandon Cortes, el «Chile», de 17 años, es la apuesta de Alfaro. De 17 años, este mediapunta o atacante, explosivo y de buen manejo, está en Brasil junto a la delegación, soñando con una oportunidad. Es hijo de padres chilenos y formó parte de una preselección del Sub 17 de la «Roja», dirigida por Héctor Caputto, en la previa del Mundial de 2017 que se llevó a cabo en la India, pero luego no fue citado para la gran cita.

Brandon todavía puede optar entre jugar para Argentina o para Chile, más allá del apodo. Sus padres le dieron «libertad» a la hora de tomar la elección. Pero prefiere mantener los pies sobre la tierra. Más allá de que su talento ya generó ruido del otro lado de la cordillera (la U de Chile lo sondeó para sumarlo al plantel profesional), su deseo es debutar en Boca, la misma camiseta con la que brilló su ídolo, un tal Juan Román Riquelme. Luego de destacarse, sí, le gustaría tener una experiencia en Barcelona, donde se desempeña otro de sus referentes, Lionel Messi. De sus compañeros, uno de sus espejos es Mauro Zárate.

Cortes, que arribó a la ribera en 2012, procedente de Vélez, terminó de explotar en las divisiones menores en 2018, cuando fue la figura de la Sexta División, que se consagró campeona tras vencer en la final justamente al «Fortín» (con gol de la promesa que ahora toca Primera). El año pasado comenzó a ser citado por el «Flaco» Schiavi, entrenador de la Reserva, en la que debutó en octubre. Más allá de algunas incursiones en entrenamientos en la era de Guillermo Barros Schelotto, fue Alfaro el que olfateó cualidades para el gran salto y lo anotó en la nómina de 30 futbolistas para la Copa Libertadores.

Pero el premio no fue sólo aparecer en la misma lista que las figuras del «Xeneize». La lesión de Ábila le abrió una puerta. Y el técnico ya probó que le gusta contar con un conductor en el elenco titular o entre las alternativas, como viene sucediendo con con «Bebelo» Reynoso.

En marzo firmó su primer contrato con Boca. Días después, ya palpita su primer clima copero. Y los hinchas del «Xeneize» se ilusionan con la aparición de un «refuerzo» surgido de las entrañas del club.