¿Los arbitrajes están perjudicando a Boca?

El estallido de Guillermo Barros Schelotto en el Cilindro no tuvo que ver sólo con lo que ocurrió en el partido ante Racing, en donde los fallos de Darío Herrera perjudicaron a su equipo. El Mellizo alzó la voz (hasta acá sus quejas siempre se habían quedado en el campo de juego) por acumulación y el repaso deja para el análisis. ¿Boca debe subir la guardia o el enojo resulta exagerado?

Fecha 1. Ante Talleres, Boca tuvo un penal a favor por una clara infracción sobre Mas. Pero el juez Facundo Tello ignoró una mano de Pablo Pérez en el área tras un remate de Ramírez. Era penal para la visita. El juego terminó 1 a 0 para los de Guillermo.

Fecha 2. Frente a Estudiantes, Diego Abal no expulsó al juvenil Juan Apaolaza tras un planchazo claro sobre Nandez, con el partido todavía 0 a 0. Luego, el árbitro evitó sacarle la segunda amarilla a Paolo Goltz y a Pablo Pérez, con el encuentro resuelto para el local.

Fecha 5-. En La Paternal, todo Boca reclamó una mano de Kevin Mac Allister tras un centro de Villa. Fue un penal evidente, pero el juez Andrés Merlos no lo sancionó. El juego estaba 0 a 0, pero después Boca lo ganó con un tanto de Izquierdoz.

Fecha 6- El Superclásico tuvo polémicas y un mal arbitraje de Mauro Vigliano. Primero, sancionó una infracción inexistente de Tevez sobre Pinola que dejaba mano a mano a Pavón con Armani con el partido 0 a 0. Después no expulsó a Cardona por un codazo sobre Enzo Pérez. Luego, en la segunda etapa, no consideró penal una mano de Ponzio ni un empujón de Casco sobre Pavón con River ganando 1 a 0.

Fecha 8- En Avellaneda, Boca reclamó un penal de Saravia sobre Pavón en el cierre del primer tiempo. Lo agarró del brazo antes de entrar al área y lo soltó adentro de ella. Pero además, Boca se quejó que los dos goles de Racing fueron en offside. En ambos tantos, Lisandro López está milímetros en fuera de juego, difícil de ver para los jueces de línea. La expulsión de Zaracho estuvo correcta y no hubo sanciones para Boca por exceso verbal.

En las ocho fechas que lleva la Superliga hay de todo, pero el DT también sumó el penal que no le cobraron ante Independiente en el último minuto del torneo anterior por una clara mano de Gonzalo Verón (Boca perdió 1 a 0) y la polémica Superfinal en Mendoza, en donde Patricio Loustau cobró un penal dudoso de Cardona y no marcó falta en un claro agarrón sobre Pablo Pérez.

También se le suma el plano internacional, en donde la Conmebol falló en contra de Boca en las tres presentaciones que había hecho para reducir una sanción de Nahitan Nandez, para conocer los motivos de la sanción de Ábila (todavía sigue sin notificarse el informe por el que fue suspendido) y la absolución a Dedé, luego de haber sido expulsado en el juego de ida por fracturar a Esteban Andrada.

Algo más: desde que River inventó la “guardia alta” para buscar condicionar los arbitrajes futuros, tuvo mejor suerte. De hecho, desde que está la nueva conducción de la AFA, los de Gallardo son el equipo que más penales a favor recibieron (15) y en este semestre tuvo fallos que lo favorecieron ante San Lorenzo y Boca por la Superliga y contra Independiente en la Libertadores. Eso también pesa en la balanza en la vereda de Brandsen 805 para elevar la voz.